13 de octubre de 2007

Tenía prisa


Las células están programadas para reproducirse a un cierto ritmo que asegure la renovación de las que van muriendo.

Si un grupo de células comienza a reproducirse descontroladamente, comenzará a crecer un tejido (tumor) que, cuando no tenga espacio suficiente para seguir creciendo, invadirá el órgano al que pertenece, provocando un mal funcionamiento.

Si estas células no están confinadas por alguna membrana (tumor benigno), se extienden a otros órganos y siguen reproduciéndose hasta producir la muerte (tumor maligno).

El porqué una célula se convierte en cancerosa es un asunto muy complejo aún en estudio, pero si se ha observado que es una enfermedad genética (congénita o adquirida), y que hay cierta correlación entre algunas sustancias, situaciones o comportamientos, y la mayor incidencia de determinados tipos de cánceres (agentes cancerígenos).

También se aprecia un cierto factor hereditario, por lo que se aconsejan revisiones periódicas a personas con antecedentes familiares.


¡¡¡Dios mio, qué semejanzas !!!.
Que nadie crea que estoy hablando del grupo de más de 200 enfermedades diferentes qu es el cáncer.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La definición es buena para muchas cosas...para demasiadas cosas.

Ildefonso Diaz Ruiz dijo...

Antes de nada, decir que no he entendido a qué te refieres y luego manifestar mi admiración por anónimo que no sólo sabe a qué te refieres sino que ve que la definición es buena para muchas cosas, para demasiadas.