19 de octubre de 2007

Un mundo mejor es posible, amiguitos.


Quién se pasea por estas páginas y haya curioseado mis blos, sabrá que no es este el único, y que en otros campos disfruto posteando a Javier Marías y a Arturo Pérez-Reverte.

Javier siempre educado, Arturo irreverente.
Pues bien, ese Jekill and Hyde de mis gustos también está en mi persona, y hoy toca.
Hoy toca “cagarse en todo lo que se menea”, tal cual, como Arturo, hacer uso del diccionario en toda su extensión.

Ayer oí un comentario, en el que como órdago, le decía una a el otro,”hoy no se ha tomado la medicación” como gracia, y la tiene.

Hoy pongo yo mi medicación en la palestra, a disposición del que la necesite, porque llevo una semana esperando una autorización que no llega, y la era del servicio de diligencia y el de postas a caballo del reinado de Luis XI, creo que ya no se lleva, y que en esa época se lo hubiera perdonado a Lope García de Salazar, pero ahora donde un correo electrónico tarda unos segundos, no hay excusa.

Abro mi blog para acomodar pareceres, y encuentro parsimonia, flema, e indiferencia.

La callada por respuesta, no es una respuesta, servirá para que se insulte, cada vez que su fracasado intento de obrar se consolide una y otra vez, en gestión cero.

No me siento invisible, ni lo soy.

Cuando la medicina te la prescribe un experto, lo único que debes hacer es utilizarla masivamente. Un mundo mejor es posible, amiguitos.

No hay comentarios: