22 de septiembre de 2007

Disaster in San Juan





Mis papeles, mis papeles, repetía una y otra vez, como si fuera “Oogie Boogie Man” de “Pesadilla antes de Navidad” lamentándose de “mis gusanos, mis gusanos…” ante su inevitable muerte…

No podía ser, mi chibalete de purita maderita, mi papel de imprimir que no debe tener demasiada humedad, mi mesa de arreglos de madera notarial, mis estanterías de cartón diseñadas por Daan Roosegaarde, mi magnífica Silla de Cartón "Easy Edges Wiggle Side Chair", mis estanterías del IKEA de madera maciza que no procede de selvas vírgenes, mi mesa de dibujo Modelo “Elite Leonar” , mis caballetes de madera, el de pino y el haya, mis altavoces Bang & Olufsen, mis telas de seda especiales para impresión, mi maravillosa Minerva modelo Boston, sobre su soporte de madera…todo…

Todo al acecho de aguas fecales que rebosaban de los colectores de San Juan, ni la canalización del Juncaret, ni san siete en zapatillas; en pijama, sin cenar, con una escoba en la mano y un cigarrillo en la boca, como las porteras francesas, no pudo ocurrírseme otra cosa, y a voz en grito, y ante todos los vecinos recogiendo agua a cubos, proferí un alarido:
¡Viva Alperi ¡.

Desde entonces no soy la misma, me miran raro…mecahis con mi subconsciente.

Dia uno




































19 de septiembre de 2007

Seguimos con el Diario de Álvaro

Dia Cero











Com diria ma mare: " És que tu, si no fas alguna cosa, rebentes"
Como diría mi madre: " Es que tú, si no haces algo, revientas"

18 de septiembre de 2007

Textos encontrados



De un texto encontrado en la red a una regalo de cumpleaños, pasando por una maquetación y una encuadernación de la que tendré que hacer más ejemplares.


Buscando textos de encuadernación, encontré un diario escrito por un chico que se apellidaba igual que mi maestro de taller. ¿Casualidad? NOOOO, era su hijo.

Un texto en el que se proyectaban las experiencias de encuadernar el primer libro como si fueran las mías propias, no puede dejar de leerlo y secuestrarlo para hacerlo mio.


Y como no, no pude dejar de manipularlo para completarlo gráficamente, es burdo , me hubiera gustado ilustrarlo con acuarelas transparentes y cálidas, con pinceladas de gouache opacas de bermellón y cyan, pero no soy una gran ilustradora, más bien soy una gran NO_ilustradora.


La experiencia de encuadernar un libro de la infancia. Por Ávaro Abellán.


Como no sé convertir nada de nada a video, iré poniendo páginas, lo primero portada y guardas.